Me interesa el dibujo, el reciclaje, la costura y sobre todo el dar una oportunidad a esos materiales in-servibles que todos tenemos por casa

lunes, 29 de febrero de 2016

Viridian hue de mis tormentos

Hay muchos misterios en la vida que me intrigan pero pocos se comparan a la misteriosa manía que tienen los fabricantes de incluir el dichoso "Viridian hue" en las paletas básicas de colores de acuarela.
En los sets básicos de doce colores se incluyen éste color en varias marcas de gran calidad y desconozco el porqué.
Es un color muy artificial que no se encuentra de manera normal en la naturaleza y por lo tanto no se puede aplicar directamente para hacer bodegones o paisajes, y no digamos en retratos. La única utilidad que se me ocurre para usarlo directamente es pintar una esmeralda. 
Mientras voy gastando el resto de los colores de una manera más o menos uniforme, el dichoso viridian lo tengo casi entero. 
Así que no me resigno y he hecho una carta de colores con la mezcla con los otros colores que tengo. La verdad es que se aprende mucho cuando te pones a hacer las mezclas y ves "la química" del asunto. Me ha resultado curioso ver que al hacer la mezcla con Rosa Ópera y con Violeta, sale un color que es de la gama de los violetas.
Bueno, es la manera de poder darle utilidad a un color bastante poco práctico para un set básico.


Y si alguien sabe por qué del empeño de este color le agradecería que fuera tan amable de contármelo.




sábado, 13 de febrero de 2016

Mueble auxiliar de cartón

Hace tiempo que quería probar a hacer un mueble de cartón. Algo sin muchas pretensiones para empezar y me he decidido. Tengo un pequeño rincón bajo una ventana en el que un carpintero me instaló una balda con patas a modo de escritorio, es pequeño pero me sirve para aprovechar el espacio y para poder dibujar y coser con buena luz. La mayoría de mis fotos están tomadas ahí.


Tengo dos cajas con todas mis cosas de dibujo, mis cuadernos, mis acuarelas, papeles, etc... Pero el rincón queda muy desangelado a parte de que sobresale y es un pequeño obstáculo.
Hace un tiempo me encontré en la calle una caja de cartón que había contenido un electrodoméstico y el cartón era grueso y reforzado por dentro, casi casi como un tablero... no me pude resistir y lo cogí para darle algún uso.


También usé una especie de cajón y cajas de zapatos que tenía. Los materiales como os podréis imaginar son cinta de pintor, regla, papel de periódico, lápiz, cúter, cola blanca, silicona caliente y pinturas acrílicas.

Formé la estructura tomando como base los cajones.


Las baldas las pegué con silicona caliente y las reforcé con cinta de pintor. Reservé una mini-balda para que uno de los cajones fuera la tapa de una caja de zapatos. Al ser tan poco profunda es ideal para guardar lápices sueltos, gomas de borrar, etc... 
Para las patas utilicé unos tubos de papel higiénico muy duros porque eran de un rollo de tamaño grande. Las ajuste dentro de dos tacos hechos con cartón para que fueran más resistentes y no se doblaran.


Para pintarlos usé una pintura acrílica que compré hace mucho tiempo en el Lidl y que he usado pocas veces, es de color aluminio y me venía muy bien para que tuvieran un color similar a las patas de mi escritorio.


Una vez formada la estructura la reforcé con capas de papel de periódico y cola blanca (cartapesta). En el caso de los cajones, les pegué un frontal de cartón duro y los reforcé también. El resto del cajón no, porque al ser unas sencillas cajas de zapatos, si en algún momento se estropean las puedo reemplazar sin problemas. A parte, si todo el cajón va reforzado es más difícil que encaje bien en la estructura.


Del primer cajón que tenía al principio me sobraba una parte, así que lo recorté y he hecho una especie de cajón auxiliar que irá encima de la estantería.
Luego empecé con la pintura, acrílica y en tonos que fueran semejantes a la madera de mi escritorio.


Para el frontal de los cajones y el fondo de la estantería opté por poner un papel decorado que compré en Tiger. Para los tiradores de los cajones se me ocurrió usar una pulsera de cuentas de madera y un cordel que reforcé por dentro de los cajones con pegamento y cinta.


Una vez puestos los tiradores.


Y queda mucho mejor colocada en su sitio, que ajusta perfectamente en el hueco del escritorio. Al llenarla de los utensilios "toma cuerpo" y se ajusta mejor.




El hueco lateral alto me sirve para colocar el bote con los pinceles y tijeras, en el inferior he puesto mis cajas de acuarelas y dentro de los cajones hay cuadernos. En el pequeño he puesto lápices, cintas adhesivas, gomas, clips...
Os animo a hacer vuestros propios muebles de cartón. Son más ecológicos al poder reutilizar un material tan lleno de posibilidades como el cartón. También tienes la posibilidad de crear unos muebles que se ajusten más a tus necesidades en cuanto a hueco, color, estilo. Es un mundo lleno de posibilidades.

Cuaderno estilo Midori

De todas las libretas que he ido reciclando me he quedado con la actual y con las tapas de una de ellas que tengo desde hace años y que me ha acompañado en algún momento importante.
Era una agenda que venía en regalo en una revista y que en la solapa ponía la marca de la revista, le puse un parche termoadhesivo infantil.


Para darle un nuevo uso he optado por ponerle unos elásticos de color rosa al estilo de las agendas Midori y para ello sólo he usado una chincheta y una tijera para cortar los sobrantes.


Se hace un agujero en la mitad del lomo para colocar el cierre. Se pasa un trozo de elástico que rodee toda la libreta y se anuda por dentro.


En la parte de arriba y de abajo del lomo hacemos cuatro agujeros para pasar el elástico que sostendrá los cuadernillos de hojas.


Acabo de darme cuenta de que no he dicho que es eso del estilo Midori. Son unos cuadernos de viaje japoneses hechos de manera artesanal y de una calidad excelente. 


He incluído un cuadernillo de hojas que me sobró de uno anterior.


La ventaja de éste sistema es que puedes ir cambiando los bloques de hojas e ir añadiendo tantos como necesites. a los dos que caben aquí puedes agregar otros usando también el elástico.
Si tenéis un cuaderno de estas características podéis probar, o también crear unas tapas con tela y cartón. Las posibilidades son grandes, espero que os haya gustado.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Cuaderno negro

Yo que soy tan enemiga de las compras compulsivas y caprichosas hace poco he de confesar que pequé. Vosotros juzgaréis si es un pecado venial o no, jeje.
Una tarde al salir del trabajo me pasé por una tienda de bellas artes comprar un cuaderno de hojas de color gris y tinta china.
El caso es que cuando iba a pagar vi unos cuadernos de papel negro que me parecieron una monada y cogí uno.
Después piensas qué es lo que vas a dibujar y en qué colores.
Tengo una camiseta negra que estaba a punto de tirar porque esta vieja y desgastada pero que tiene unos curiosos dibujos bordados que resultan un poco esotéricos, en plan horóscopo o tarot. Así que los he dibujado antes de tirar la camiseta.
El primero parece el signo de Virgo o quizá sea la Justicia.


El segundo es una especie de brújula o rosa de los vientos


Y por último un dragón rampante.


Como no tengo rotuladores de esos que parecen que pintan escayola líquida ni tengo intenciones de comprarlos, he usado unas acuarelas escolares (mas bien parecen témperas) que tienen unos colores muy vibrantes y la opacidad justa para que resalten sobre negro. He usado pincel fino y plumilla que iba cargando con el pincel también. 
Lo de usar acuarela o témpera con plumilla es una manera muchísimo más barata que usar rotuladores de esos que cuestan una fortuna. Si eres profesional o sólo usas la técnica del rotulador quizá te valga la pena, pero si os pasa como a mí, que dibujo puntualmente con ellos, es una buena opción.

R de reducir: cuadernos de notas

Suelo llevar un cuaderno en el bolso que uso para apuntar cosas y dibujar. Lo lleno de listas para hacer, de calendarios semanales, de citas de dentista, de frases de películas o de cine, dibujos y garabatos (míos y de mi hijo), etc...
El caso es que apunto cosas muy importantes y otras que lo son menos. Como tengo esa costumbre desde hace años, llevo acumulados así mirando la estantería en torno a doce y ya están ocupando demasiado espacio físico.


Me he propuesto utilizar una aplicación de notas. En mi caso Evernote, que la puedo sincronizar con el móvil y el portátil e ir añadiendo cosas cuando navegue por internet y así ir traspasando cosas "importantes" que al final cuando las busco, tengo que estar abriendo todos los cuadernos.
Voy a dividir la información en varias libretas y también crearé etiquetas para cada una de las materias: citas de libros, webs interesantes, dibujos, garabatos, teléfonos y direcciones, y cuantas más categorías se me ocurran para hacer una buena "limpia".


Eso no significa que vaya a sustituir el llevar un cuaderno en el bolso por una aplicación, sólo que voy a ir reduciendo los que ya tenía acumulados. 
A decir verdad, me encanta abrir el cuaderno cuando estoy esperando el metro o en la sala de espera del dentista y ponerme a releer cosas o hacer un dibujo rápido.