Me interesa el dibujo, el reciclaje, la costura y sobre todo el dar una oportunidad a esos materiales in-servibles que todos tenemos por casa

viernes, 8 de septiembre de 2017

Tote bag 2.0

Suelo llevar bolsas de tela en el bolso tanto para llevar compras como para el resto de imprevistos. Tenía un retal de tela de Ikea de hace un tiempo al que no le había dado uso y es una especie de lona blanca con dibujos muy infantiles. Tomando una bolsa que suelo utilizar y que cualquier día pide a gritos la jubilación recorté  dos rectángulos como base.


Dentro de la bolsa he aprovechado una tela blanca para hacer unas separaciones interiores. He hecho tres bolsillos superiores para las llaves, la tarjeta transporte y el móvil; las cosas que deben estar más a mano. Y en el otro lado una separación grande para una carpeta y dos más pequeños para la cartera y la funda de las gafas.


La parte superior la he reforzado con una cinta para poder ponerle dos broches magnéticos y que no quedara muy abierta.


En vez de dos asas he optado por una que va de lado a lado y me resulta más cómoda. Para ello he reutilizado una cinta de un bolso que tiré porque a pesar de se de una conocida marca estaba mal confeccionado y era incómodo como él solo.


Y al final he hecho una bolsa que se adapta más a mis necesidades y que me ha costado sólo un rato a la máquina de coser, porque todo lo tenía desde hace tiempo.


Y este es el discreto resultado de mi tarde de costura. Seguro que le voy a dar mucho uso.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Taburete de cartón

He puesto en práctica un tutorial que vi en Youtube de una artesana del cartón que se llama María Amora. Mi entusiasmo por el mundo del cartón va en aumento, me gustan las posibilidades, el coste y la creatividad que lleva aparejado. Os paso el enlace del vídeo por si queréis hacerlo, es muy fácil y está muy bien hecho:

https://www.youtube.com/watch?v=G6bxvfvpfz4

El resultado ha sido este:


Todo comenzó con un embalaje de una mampara de ducha hecho con un cartón de doble canal durísimo. Aquí comenzó la primera variación con el tutorial ya que no fui capaz de ir enrollando el cartón y opté por hacer una especie de cruceta central y a partí de ahí ir construyendo una especie de entarimado interior.


Para que el taburete sea resistente al peso la dirección del canalón interno del cartón tiene que ser vertical. Luego coloqué una tapa y unos laterales y le hice cartapesta con papel craft. Se podría haber quedado así porque ya quedaba bastante bonito pero le dí una base de pintura acrílica muy similar al color del papel para unificar. Usando este papel ahorras en pintura.


Por último se me ocurrió hacerle una funda con trapillo pero desistí porque no resultaba nada cómodo al sentarnos, a parte de que tejer el trapillo era bastante complicado y mis habilidades tejedoras no son muchas.
Al final opté por pintarlo simulando las vetas de la madera pero no utilicé betún de Judea como María porque no tengo ni voy a comprarlo a propósito. Utilicé pintura acrílica de color marrón diluida con agua que secó en un rato. Lo único que hay que tener en cuenta es que el pincel tiene que hacer el recorrido completo de punta a punta para simular la veta.
Ahora tenemos un asiento más en casa que también puede servir de mesa auxiliar y es increíblemente resistente y ligero a la vez.
Espero que os guste.

martes, 25 de julio de 2017

R de reparar: un pulpo

Ya no recuerdo cuándo compramos este artilugio al que se le conoce como pulpo y que sirve para tender básicamente calcetines y ropa interior. Con el tiempo se han ido rompiendo las pinzas y ya estaba pensando en "jubilarlo".


La verdad es que es muy práctico sobre todo en invierno para tender la ropa dentro de casa. Pero tiene un punto débil, la unión central de las pinzas es frágil y hace que se rompa con facilidad.


Reconozco que lo primero que pensé cuando vi que le faltaban siete pinzas fue que iba a pasar por esa gran tienda donde lo compré y que iba a sustituirlo por otro, pero... como hace tiempo que me rebelé a la política de usar y tirar pensé darle cinco minutos de reflexión.

                               

He utilizado unas pinzas de plástico a las que les he hecho un agujero con un clavo caliente y luego las he atado con un cordel a cada enganche. He anudado varias veces el cordel y lo he cortado. Para que quede más coqueto he utilizado todas las pinzas y el cordel en color morado.

                           

La verdad es que ha quedado muy resultón y funciona perfectamente. Así que el objetivo de prolongar la vida útil de un utensilio doméstico y con ello generar menos resíduos plásticos lo he conseguido de largo.
Creo que lo verdaderamente importante es generarse la conciencia de no consumir compulsivamente y antes de tirar cualquier elemento útil intentar darle una segunda oportunidad.









lunes, 24 de julio de 2017

Organizador de lápices

Tener un hijo dibujante es una bendición, lo sé... pero a veces cuando veo su mesa de "trabajo" me pongo de los nervios.
Este post es muy muy sencillo, y se trata de una re-re-utilización de materiales. He utilizado unos tubos de cartón que antes usaba para organizar pequeños ovillos de lana sobrante cuando estaba haciendo mi colcha de hexágonos. Os pongo el post:
http://manualypremeditado.blogspot.com.es/2015/02/colcha-de-hexagonos.html
También una caja de cartón de una tienda de jabones por la que paso de vez en cuando.


La primera opción que pensé fue forrar la caja con papeles bonitos o pintarla pero luego he pensado que cuanto menos la intervenga mejor.


Tampoco he querido pegar los tubos para poder removerlos sin problemas, pensando en acceder a los lápices que van quedando más pequeños. Sólo he puesto unos trozos de cinta de celo.


Y el resultado es sencillo y funcional, desarmable y dispuesto a ser utilizado para otros menesteres. He introducido en cada uno de los tubos colores análogos y que así sea más fácil localizar los diferentes tonos de un mismo color. He hecho ocho categorías y en el hueco frontal he puesto el sacapuntas y el pegamento.
Es una solución bastante profesional de los artistas plásticos y espero que a mi hijo le convenza.

martes, 18 de julio de 2017

Acondicionador DIY

Llevo tiempo en la transición hacia los productos lo mas naturales posibles. Por mi personalidad no creo mucho en las transformaciones radicales ni las conversiones exprés, así que voy cambiando poco a poco hábitos y productos que creo que son más benévolos para el medio ambiente y para nuestra salud.
No me ando más por las ramas...
Uso desde hace tiempo acondicionadores sin aclarado para intentar domesticar este pelo rizado que tengo. En verano con el calor se me reseca mucho y con bastante frecuencia me echo este tipo de producto. Me gusta el pelo hidratado pero sin sensación de apelmazamiento ni grasa y estos acondicionadores funcionan muy bien.
El caso es que he terminado el último que me compré y he decidido hacerme uno casero. Voy a reutilizar el bote en el venía que tiene un difusor muy bueno y todo lo que le he echado lo tengo en casa.


Los ingredientes son:
- Agua
- 7,5 gr de mascarilla (en mi caso de la marca Intea de manzanilla)
- 2,5 gr de aceite de coco
- dos cápsulas de vitamina E
- una gota de esencia de limón (no me he atrevido con más porque es muy concentrado)
Para que la mezcla se disolviera bien he echado un poco de agua templada con todos los ingredientes hasta disolverlos por completo y luego he rellenado la botella con agua a temperatura ambiente


                                          

En cuanto al coste es cero porque tengo todo los ingredientes en casa. Cada persona lo puede ajustar a lo que tenga, hay muchas recetas en internet y las posibilidades son grandísimas. Ya sólo queda probarlo para ver si da un buen resultado. 



viernes, 14 de julio de 2017

Sandalias de Decathlon con trapillo

Desde hace tres años tengo unas sandalias Arpenaz de Decathlon de el modelo más sencillo, es decir, con cintas.
Las tiras de mis sandalias se han puesto un poco rígidas por el uso y quería una alternativa, fui a la tienda a comprarme una parte de arriba pero debe ser que ya no las fabrican.


Para ser sincera eso de tener que estar atándome las cintas cada vez que me pongo las sandalias me parece un poco fastidio así que empecé a darle al coco y también mirar por Internet a ver si veía alternativas. He de decir que hay bastantes tutoriales con las chanclas normales de piscina pero casi nada con éstas. 



He utilizado trapillo y unos aros de madera de un collar viejo y roto que tenía por ahí. El trapillo me ha costado 1,20€ en un bazar y aunque a priori parecía un poco feo, tiene un aire africano que casa muy bien con la madera.


Lo demás es cuestión de ir trenzando y ajustando las tiras a tus piés. Los extremos del trapillo los he cosido a las otras tiras y los he camuflado. Como es una tela elástica puedes descalzarte sin problema y también evitas el estar anudándote todo el tiempo.
Hasta que no las use unas cuantas veces llevaré unas tiras guardadas en el bolso por si el invento no es resistente, aunque creo que sí.
Bueno, si tenéis estas sandalias por ahí podéis intentar hacerlo a vuestro gusto, hay infinidad de tipos de trapillo, le podéis añadir cuentas de madera o plástico o incluso podéis tejer la parte delantera con el propio trapillo. Os lanzo el reto, la creatividad es vuestra.

domingo, 9 de julio de 2017

R de reutilizar: soporte para jabón

Hace poco descubrí en un bazar una especie de jabón con peana, el jabón en sí no era gran cosa ni olía especialmente bien pero el detalle de la peana me encantó.
Este en concreto me lo regalaron. Una vez que el jabón se acaba o está tan gastado que es difícil utilizarlo queda la peana liberada.


Ya la he reutilizado dos veces. Cuando tienes una pastilla de jabón nueva tienes que esperar que esté un poco blando o bien utilizar una broca manual para hacer el agujero .


La verdad es que ocupa mucho menos espacio y encima tiene para mí la gran ventaja de que el jabón se seca entre uso y uso y así no se pone "baboso". Ayuda a alargar la vida de la pastilla de jabón..
Aunque la idea de este blog no es para nada motivar a consumir, si encontráis este tipo de jabón en un bazar cercano podéis comprarlo y probar.

viernes, 23 de junio de 2017

Compresas de tela

Hace más de diez años que uso compresas de tela. Tanto para el día a día a modo de salvaslip cuando lo necesito como para los días de menstruación combinadas con la copa menstrual.
Aunque es un tema muy personal no me importa hablar de ello.El uso de desechables tiene un fuerte impacto ambiental y en lo que a mí respecta me gustaría concienciar un poco al respecto.
Como decía, hace unos diez años compré mi primer paquete de compresas y eran de algodón, al tacto eran más parecidas al tejido de las toallas normales. Unos años más tarde compré unas de tela lisa que me gustaron mucho por su tacto y también me hice yo unas cuantas con retales de tela que subí a éste blog. Pongo el enlace debajo por si no lo habéis visto o queréis releerlo:
http://manualypremeditado.blogspot.com.es/2014/12/salvaslips-de-tela-diy.html
El caso es que a lo largo de estos años se han ido estropeando, rompiendo, dejando de funcionar los cierres, etc.. y aunque en un primer momento pensé volver a coserme unos nuevos he optado por comprarlos.


No diré dónde los he comprado porque al fin y al cabo no se trata de hacer publicidad y hay en cualquier página de productos ecológicos.
Me han sorprendido porque son muy bonitos y tienen muy buena factura. Las telas son una monada y son diez modelos diferentes.


Entre los motivos para comprarlos, a parte de no tener mucho tiempo para ponerme con la máquina de coser está en que están confeccionados con tela de bambú y quería probarla, dicen que es muy absorbente y tiene propiedades antibacterianas. Probaré a ver qué tal.
Ya sabéis, hay que practicar aquello de "Piensa en global y actúa en local". Espero que os guste y os animéis si no lo habéis hecho ya.

domingo, 7 de mayo de 2017

Nuevo mueble de cartón

Este mueble lo llevo haciendo al menos dos meses y hasta hoy no lo he terminado. He tardado bastante porque no le he dedicado tiempo de seguido y también porque tienes que "ocupar" un buen espacio a la hora de hacer la cartapesta o de pintar.


El interior de los huecos los he recubierto con servilletas amarillas de flores, le he puesto ruedas para poder trasladarlo y le he comprado unos pomos en un bazar.
Quizá más adelante me anime y lo pinte en parte estilo cómic o le ponga motivos florales, por ahora va a empezar a realizar su función (que ya ha tardado).


Todo se inició porque vivo cerca de una hamburguesería famosa y un día al pasar habían desechado en el contenedor de papel unas cajas muy resistentes tanto para la estructura como para los cajones. 
Hice un esquema y luego fui armando la estructura dejando los huecos necesarios.
Le puse un borde trasero para que no se caigan las cosas que depositemos encima. Luego hice el paso de la cartapesta (que es muy laboriosa y tiene sus tiempos de secado) y por último la pintura.
Para la pintura he utilizado pintura de pared de la más barata que pude encontrar y como he mencionado anteriormente cubrí los interiores con servilleta decorada.
Tenía pensado hacer los pomos con pasta cerámica hecha por mí pero al final los compré para no tardar más en terminar el mueble.
Los frontales de los cajones están pintados pero los interiores están "en bruto" para que se vea que es un mueble hecho a mano.
Mi idea es utilizarlo para poner el teléfono encima pero al tener ruedas puede terminar en cualquier lugar de la casa.
Si aún no habéis probado a hacer ningún mueble en cartón os lo aconsejo. Son ligeros, baratos, y sobre todo lo puedes hacer a tu entera necesidad ajustándolo a cualquier hueco en la pared o esquina. En cuanto a la decoración se puede optar a algo sencillo y minimalista o dejar a la imaginación volar.
¡Espero que os guste!

martes, 2 de mayo de 2017

Bolsa plegable

Suelo utilizar bolsas de tela para hacer las compras. Hace unos cuantos años compré una bolsa de esas que pliegas y guardas dentro de un monedero (al estilo antiguo). El caso es que la bolsa se deterioró y he querido reutilizar la parte del monedero que estaba aprovechable todavía.
Como no soy muy buena costurera (bastante mala diría yo) he utilizado otra bolsa que también es antigua por si hacía un estropicio muy grande, no estropear una bolsa de tela nueva.


Este es el monedero descosido de la bolsa anterior.


No me han salido las fotos del proceso (?), en fin... Primero cosí una cremallera larga por todo el borde del monedero. Luego le puse un bies con un pequeño eslabón por si quiero colgarla de algún sitio y por último la cosí al lateral de la bolsa en la parte de abajo.
Por cierto, ¡qué difícil es coser cremalleras en curva!.


Aquí muestro cómo guardo la bolsa dentro del monedero, plegándola varias veces sobre sí misma. Si la doblas bien, no abulta demasiado y la tela no se arruga.


El bolsillo exterior es útil y tiene como fondo el fondo de la bolsa, puedes meter alguna tarjeta de pago o monedas.


Con este trabajo he aprovechado un monedero que era útil todavía, he alargado la vida de esta bolsa de lunares que me encanta (y que llevaba enrollada y anudada en el bolso) y he practicado para hacer una nueva bolsa plegable si quiero. Con un rectángulo de polipiel dos cremalleras (la del contorno y la del bolsillito), un bies y un eslabón te adaptas cualquier bolsa de tela que tengas por casa para llevarla de compras.
Espero que os guste el resultado final... a mí la bolsa de lunares me parece de lo más chic.